La artritis reumatoide es un desorden inmunológico que afecta alrededor del 1% de la población mundial. Además de causar síntomas crónicos como inflamación, dolor y movilidad reducida, algunos de los afectados también padecen la pérdida de cabello. En este blog, desvelamos cuál es la relación entre esta condición y la pérdida de cabello, así como lo que se puede hacer para combatirla.

¿Qué causa la pérdida de cabello relacionada con la artritis reumatoide?

Existen dos causas por las que los pacientes que sufren artritis reumatoide desarrollan a veces pérdida de cabello. Algunas personas ven que la condición provoca la caída de una moderada cantidad de cabello en todo el cuero cabelludo, lo que lo deja con una menor espesor.

Otras personas se ven afectadas por la medicación que se les ha prescrito para tratar los síntomas de la artritis reumatoide. Esto ocurre habitualmente en esos casos con una predisposición genética a la alopecia androgenética (pérdida de cabello hereditaria). Esta condición causa caída alrededor de la línea capilar y la coronilla en los hombres y alrededor del cuero cabelludo en mujeres. Las medicinas Methotrexate y Leflunomide pueden desencadenar este tipo de pérdida de cabello o incrementarlo en aquellas personas que ya se estaban quedando calvas. Una nota importante para aquello que se sometan al tratamiento contra la artritis reumatoide: si crees que tu medicación te causa pérdida de cabello, no dejes de tomarla sin asesoramiento de un profesional. Habla con tu doctor sobre lo que te preocupa. Podría ser posible cambiarte a otra medicación o tomar dosis más pequeñas.

Cómo tratar tu pérdida de cabello

Si sufres de artritis reumatoide y has notado cambios en tu cabello, ¿qué puedes hacer al respecto? Los especialistas en Vinci Hair Clinic ofrecen una variedad de soluciones que te pueden ayudar con la pérdida de espesor general causada por esta condición. Las opciones varían desde su complejo vitamínico y mineral para apoyar el crecimiento capilar, terapia de láser de bajo nivel (LLLT) en casa con su Gorra Láser, y la innovadora terapia PRP (Plasma rico en plaquetas). Estos tratamientos pueden ayudar a restaurar la densidad capilar y mejorar su condición general. Para aquellos cuya pérdida de cabello está relacionada con factores genéticos, algunos tratamientos adicionales podrían ser de utilidad. Los medicamentos como el minoxidil y finasteride son ambos altamente efectivos en  estabilizar la pérdida de cabello e incluso lograr que el cabello vuelva a crecer. Pueden ser utilizados junto con las soluciones de restauración capilar que ya hemos mencionado para un resultado mejorado.

La conexión entre la artritis reumatoide y la pérdida de cabello.