Aunque los efectos que tiene la contaminación atmosférica sobre nuestra salud ya se han comprobado repetidamente, apenas recientemente se ha comenzado a estudiar el impacto que tiene sobre nuestro cabello. En este artículo revisamos los resultados de las últimas investigaciones al respecto, y presentamos algunas formas de proteger nuestro cabello del daño que produce la contaminación.

Los efectos de la contaminación en el crecimiento del cabello

Hace poco, Hyuk Chul Kwon y un equipo de investigadores del Centro de Ciencias del Futuro de Corea del Sur presentaron un estudio titulado “Efectos de las partículas en suspensión sobre las papilas dérmicas”, durante el 28° Congreso de la Academia Europea de Dermatología y Venereología, celebrado en Madrid. Las partículas en suspensión son pequeñas partículas líquidas o sólidas, y las papilas dérmicas son las células que se encuentran en la base de los folículos capilares. El equipo expuso a las papilas dérmicas a partículas de diésel y polvo que medían 10 micrómetros o menos. A pesar de su minúsculo tamaño, este tipo de partículas están consideradas como grandes contaminantes, y están vinculadas con enfermedades cardiovasculares y otras graves condiciones de salud. Las células de las papilas dérmicas fueron examinadas 24 horas después de ser expuestas a tales partículas, usando un procedimiento que identifica los niveles de proteína. La prueba demostró que las células presentaban menores niveles de catenina beta, ciclina D1, ciclina E y CDK2, unas proteínas que están involucradas en el crecimiento y retención del cabello.

Mantén tu cabello protegido de la contaminación

La Organización Mundial de la Salud ha estimado que el 90% de los seres humanos vivimos en entornos que están afectados por la contaminación del aire. Esta polución es causada por la quema de combustibles fósiles (como el carbón, el diésel y el petróleo) así como por diversas actividades industriales (minería, construcción, manufactura…). Es complicado evitar por completo la contaminación del aire, así que ¿cómo podemos mantener nuestro cabello a salvo de sus efectos? Los autores del estudio ofrecieron una sugerencia: ejercitarse en espacios cerrados. También podrías usar sombreros o pañuelos para cubrirte la cabeza cuando estés en zonas altamente contaminadas. Otra opción es usar productos para el cabello que combatan los efectos de la contaminación, los cuales son fabricados por diversas marcas de cosméticos.

Aunque este reciente estudio ha revelado información importante sobre las causas de la calvicie, es necesario tener en cuenta que la contaminación es apenas uno de los muchos factores que contribuyen con la caída del cabello. Si estás experimentando una pérdida excesiva de cabello, o un crecimiento muy lento del mismo, no dudes en consultar con un especialista. Las Vinci Hair Clinics ofrecen consultas gratuitas, para que puedas recibir información fidedigna sobre las causas de tu pérdida capilar, junto con una asesoría gratuita y personalizada sobre los mejores tratamientos para combatirla.

La conexión entre la calvicie y la contaminación atmosférica