La historia de las cirugías de trasplante capilar empieza a finales de la década de 1890, por lo que ha recorrido un largo trecho. En este artículo vamos a revisar cómo este tratamiento de restauración se ha ido desarrollando con el paso del tiempo.

La primera cirugía de trasplante capilar

El dermatólogo turco Menahem Hodara realizó algunos de los primeros experimentos en el campo del trasplante capilar. Tuvo éxito implantando folículos capilares en personas que presentaban cicatrices causadas por el favus, una enfermedad de la piel. Posteriormente, la técnica fue mejorada en Japón por el Dr. Okuda, quien desarrolló un método “punch” para extraer cabellos. Lamentablemente, el trabajo de Okuda no recibió mucha atención en ese momento, debido a que la opinión pública internacional estaba concentrada en la Segunda Guerra Mundial. Más conocido es el trabajo del Dr. Norman Orentreich. Este dermatólogo neoyorquino fue el primero en descubrir que los folículos que se extraían de la zona posterior del cuero cabelludo no se veían afectados por la calvicie de origen genético. Orentreich realizó numerosas intervenciones estilo “punch” (tapones capilares) en la década de 1950, y se ganó un lugar en la historia como “el padre del trasplante capilar moderno”.

Mejorando la técnica en el trasplante capilar

Los pioneros del trasplante capilar que mencionamos anteriormente sentaron las bases para las técnicas mejoradas que tenemos en la actualidad. Aunque las primeras técnicas sí permitían tratar las áreas que presentaban calvicie, los grandes injertos de aquella época ofrecían resultados muy poco naturales. Los cirujanos se dieron cuenta de que la solución era implantar injertos mucho más pequeños, y por eso desarrollaron el método FUT. En este tipo de procedimiento, se extrae una estrecha franja de piel del cuero cabelludo, la cual es dividida en grupos de folículos individuales. El método FUT permite lograr un resultado mucho más atractivo, pero deja una cicatriz fina en la parte posterior de la cabeza. La técnica más reciente y avanzada en el campo del trasplante capilar es el FUE, en el cual se utiliza un bisturí cilíndrico para extraer los injertos. Este método es mínimamente invasivo, y los signos de la operación que quedan en la zona donante desaparecen al cabo de pocos días.

Si estás pensando en hacerte una cirugía de trasplante capilar, deja que te guíen los especialistas de Vinci Hair Clinic. Ellos te brindarán una asesoría honesta e imparcial sobre el plan de tratamiento que más se ajuste a tus necesidades. Para obtener más información, puedes reservar una consulta en el centro de tratamiento Vinci más cercano a ti.

 

 

 

La Historia de la Cirugía de Trasplante Capilar

¿CÓMO ESTAMOS TRABAJANDO CONTRA COVID?

Titel 1