Has tomado la decisión, vas a realizar un trasplante capilar. Quizá hayas investigado sobre las técnicas y quizá tengas una buena idea de lo que quieres que sea el resultado final. ¿Pero has investigado sobre la clínica o simplemente has elegido una que te queda cerca de casa?

Si bien puede que esa sea una elección excelente, también podría ser un desastre colosal. No hay ninguna «regla» que diga que tienes que usar tu clínica más cercana, siempre puedes viajar si lo decides. Y eso es una buena noticia porque quizá tu clínica más cercana no sea la mejor para ti. Es imprescindible encontrar una buena clínica, una que pueda cubrir todas tus necesidades y te proporcione el resultado deseado.

Hay muchos puntos a tener en cuenta a la hora de elegir la clínica y a menudo depende del resultado que buscas. Tendrás que investigar a los cirujanos para saber cuál tiene mayor índice de éxito y experiencia en la técnica que quieres realizar. Busca sus fotos comparativas de antes y después, intenta hablar con sus pacientes, lee sus testimonios, busca reseñas. Lo que no se puede hacer es decidirse por el cirujano más barato o el que te queda más cerca si no te puede dar los resultados que quieres. Los trasplantes capilares pueden costar miles de euros y quieres que ese gasto merezca la pena.

Good Surgical Clinic at Vinci Hair Clinic

También tendrás que encontrar un cirujano experto en tu tipo de piel. Esto es especialmente importante si tienes la piel negra o asiática ya que la textura es diferente a la caucásica. Esto significa que se tienen que usar técnicas diferentes.

Es importante que tengas la oportunidad de hablar con el cirujano antes del procedimiento. Las clínicas con buena reputación te darán esta opción sin ningún problema. Es algo esencial a la hora de decidirte por una clínica y un cirujano, ya que podrás hacer todas tus preguntas y descubrir todo lo que necesitas saber. Lo que necesitas es encontrar una clínica que te trate como a una persona y no como a un número. Esta es una de las grandes diferencias entre una «buena» clínica y una «mala» clínica. Una buena clínica se interesará en la persona (incluso hasta preguntarán por tu historial médico), mientras que una mala simplemente te verán como un beneficio monetario y no estará interesada en darte tiempo extra ni en cualquier otra cosa, solo en hacer tu procedimiento rápidamente y ganar dinero. Y ahí es donde ocurren los errores.

Tampoco elijas una clínica solo porque tienen una publicidad atractiva porque muchas veces lo ofrecen todo y no dan nada. Las mejores clínicas son aquellas que te pueden recomendar sus pacientes.

La importancia de encontrar una buena clínica