La pérdida de cabello es un signo del envejecimiento y puede añadir años a la apariencia de una persona. No obstante, la pérdida de cabello no se limita a hombres o mujeres mayores. De hecho, existen varias condiciones que pueden causar un pérdida de espesor y calvicie en personas jóvenes.

Pérdida de cabello hereditaria.

El tipo más frecuente de pérdida de cabello es la alopecia androgénica. Es una condición hereditaria, lo que significa que se hereda genéticamente de los padres de uno. Si experimentaron pérdida de cabello a una edad temprana, es posible que tú también la sufras.

Alopecia de tracción.

La alopecia de tracción es la pérdida de cabello que resulta de la tensión en los folículos capilares, lo que provoca que sean arrancados. Es particularmente común en mujeres jóvenes que habitualmente recogen su cabello en coletas, moños o trenzas. Esta condición también puede suceder si utilizas extensiones pesadas durante periodos de tiempo prolongados.

Efluvio telógeno.

El efluvio telógeno es una condición de pérdida de cabello que puede ser desencadenada debido al estrés. Altera el ciclo natural del crecimiento del cabello, resultando en una caída excesiva y habitualmente ocurre en los tres meses posteriores a un suceso estresante. Las personas jóvenes desarrollan efluvio telógeno tras épocas de cambio y de desafío, como al comenzar en un nuevo trabajo o estudiando para los exámenes.

Alopecia aerata.

La alopecia aerata puede comenzar en cualquier edad pero se desarrolla habitualmente antes de los 30. Ocurre cuando el sistema inmunitario del cuerpo ataca los folículos capilares, lo cual resulta en zonas circulares con pérdida de cabello. Los factores que desencadenan la alopecia aerata todavía no se comprenden completamente, pero hay pruebas de que existen factores genéticos que contribuyen en su aparición.

Trastornos tiroideos.

Los trastornos tiroideos son comunes en personas jóvenes y, en muchos casos, nunca se diagnostican. Los síntomas pueden ser sutiles e incluyen fatiga y dificultad para mantener un peso saludable. Una glándula tiroides demasiado activa o con poca actividad también puede resultar en una pérdida de espesor generalizada alrededor de todo el cuero cabelludo.

¡Soy demasiado joven para perder mi cabello!

Si sufres pérdida de cabello prematura, no pierdas la esperanza. En Vinci Hair Clinic son especialistas en tratar condiciones de pérdida de cabello como las que hemos mencionado antes. Proveen una selección de las mejores soluciones en restauración capilar, con opciones que incluyen medicamentos, terapia LLLT (terapia láser de baja intensidad) con gorra láser, terapia PRP (plasma rico en plaquetas), micropigmentación del cuero cabelludo y transplantes capilares.

Las causas de la pérdida de cabello en jóvenes.